Al pie de la Serra de Tramuntana de Mallorca se encuentran las Cuevas de Campanet, aunque modesta en sus dimensiones, destaca por lo exuberante de su ornamentación natural.

 

El relieve de Mallorca está presidido por dos alineaciones montañosas, casi paralelas. La más importante es la Serra de Tramuntana, cuyo punto culminante es el Puig Major de Son Torrella con 1.447 m de altitud.


Las Cuevas de Campanet tienen un indudable interés lúdico y científico y son unas de las más apreciadas del patrimonio natural de Mallorca.

 

 


En los más de 1.000 km2 que ocupa la Serra de Tramuntana predominan las morfologías relacionadas con el modelado kárstico. Concretamente, en su mitad nororiental, desde Sóller hasta Cap de Formentor, campos de lapiaz y depresiones kársticas caracterizan totalmente el paisaje, creando parajes casi intransitables, de gran belleza y escabrosidad.

Abundan las cavidades subterráneas, como la caverna que nos ocupa, siendo muy numerosas las simas verticales denominadas popularmente avencs.
Cabe reseñar, desde el punto de vista hidrogeológico, la presencia de la caudalosa surgencia kárstica temporal Ses Fonts Ufanes, que se localiza en el pie meridional de la sierra, muy cerca de las Coves de Campanet. Tras abundantes precipitaciones, esta fuente llega a evacuar caudales punta de 30 m3 por segundo, durante períodos de unos pocos días, caracterizando a un acuífero de baja capacidad de almacenamiento y rápida respuesta a las precipitaciones.